¡Todos pintamos contra el ruido!

El artista de la obra, Juan Díaz-Faes, junto a tres “pintores del silencio” cargados con bolsas

GAES ha presentado este miércoles en Madrid, Málaga y Santiago de Compostela, coincidiendo con el Día Mundial de la Concienciación contra el Ruido, su campaña de sensibilización contra la contaminación acústica. Bajo el nombre de ‘Todos pintamos contra el ruido’, reflejado también en un mural artístico, la compañía ha hecho públicos los resultados del ‘1er Estudio GAES sobre el ruido en España’. Los datos son preocupantes: España es el segundo país más ruidoso del mundo, sólo superado por Japón. Así, por ejemplo, el estudio alerta de que uno de cada cuatro españoles considera que su entorno laboral es “ruidoso”. Este hecho provoca que el 71% de los encuestados tengan problemas de concentración en su trabajo.

El estudio de GAES señala que nueve millones de españoles conviven a diario con niveles de ruido superiores a los 65 decibelios (dB), límite máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ante esta situación, la protección es clave. Según Juan Royo, otorrinolaringólogo de la comunidad online Viviendo el Sonido, “si no podemos evitar convivir con niveles elevados de ruido, debemos tomar medidas para proteger nuestros oídos y prevenir una posible pérdida auditiva”.

Sin embargo, y a pesar de las recomendaciones de los especialistas, 9 de cada 10 españoles no se protege contra el ruido. El 10% que sí lo hace utiliza protectores auditivos para conciliar el sueño más rápido (38%), para conseguir una mayor concentración al trabajar (25%) y para aislarse del ruido al estudiar (24%).

Otras medidas de prevención de fácil aplicación son, por ejemplo, moderar el tono de voz (un 77% considera que en nuestro país se habla demasiado alto) y utilizar un volumen adecuado cuando escuchamos música (un 25% no lo hace). También podemos limitar el volumen cuando vemos la televisión (el 15% no lo hace) o escuchamos la radio (un 25% no lo practica).

La contaminación acústica actual, unida a los hábitos sociales y de ocio, especialmente ruidosos en algunos casos, está provocando que la pérdida auditiva se empiece a detectar en edades más tempranas. Si lo habitual es que ésta empiece a experimentarse a partir de los 60 o 65 años, los expertos advierten de que si la dinámica actual se mantiene los signos de presbiacusia empezarán a registrarse a partir de los 40.

Juguetes y restaurantes ruidosos

El ruido excesivo está presente en nuestras vidas desde pequeños. Por el entorno y también por los juguetes. El 61% de los encuestados admiten que los juguetes infantiles emiten un ruido “demasiado alto”. Y el problema es que cuando éstos superan los 80 dB “pueden causar lesiones irreversibles en la audición de los más pequeños”, como advierte Juan Royo.

También el ocio de los adultos es demasiado ruidoso en España. De esta forma, el 70% de los encuestados reconoce que tiene en cuenta el ruido ambiental a la hora de elegir un restaurante. Es más, el 72% admite que debería aumentarse la presión para que bares y restaurantes cumplan la normativa existente al respecto. En todo caso, los conciertos son los lugares donde habitualmente se registran los niveles sonoros más altos, alcanzándose muchas veces los 110 dB.

Afecta al estado de ánimo

Tanto ruido tiene sus consecuencias. Y no sólo para la salud auditiva, sino también para la emocional. Según el estudio de GAES, el 34% de los españoles reconoce que el ruido les afecta el estado de ánimo. Las obras en la calle (67%), las obras del vecino (49%), el tráfico (39%), la televisión y la música del vecino (16%) y el sonido de los fines de semana en la calle (6%) son los ruidos que más molestan a los españoles. En el otro extremo, el de los sonidos que más nos relajan, el primer puesto es para el sonido del mar (83%), seguido del de la montaña (56).

Para ver la galería de imágenes pulsa aquí.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.